Martes 24 de septiembre de 2013

¿NOS CONOCEMOS DE ALGÚN LADO?

2003 - 2013: Diez años de Pan y Rosas

Durante estos 10 años nos cruzamos con vos, con tu amiga, tu cuñada, con tu mamá, tu compañera de trabajo o tu novia. A lo mejor te hablaron de Pan y Rosas, te contaron cuando nos conocieron en un Encuentro Nacional de Mujeres. A lo mejor viniste a una charla, nos vimos en una asamblea, en un corte, nos conocemos de la facultad o del trabajo. O tenés una amiga que te pasó nuestro periódico o te trajo un volante de una marcha, o te lo dieron a la salida de la escuela, o viste que tu compañera de trabajo tiene un prendedor de Pan y Rosas en la mochila, una calco en el cuaderno. Alguien te regaló o te prestó nuestros libros, o te hizo una copia… Seguro en estos 10 años al menos una vez nos cruzamos y compartimos algo.
¡Compartilo!

Durante estos 10 años nos cruzamos con vos, con tu amiga, tu cuñada, con tu mamá, tu compañera de trabajo o tu novia. A lo mejor te hablaron de Pan y Rosas, te contaron cuando nos conocieron en un Encuentro Nacional de Mujeres. A lo mejor viniste a una charla, nos vimos en una asamblea, en un corte, nos conocemos de la facultad o del trabajo. O tenés una amiga que te pasó nuestro periódico o te trajo un volante de una marcha, o te lo dieron a la salida de la escuela, o viste que tu compañera de trabajo tiene un prendedor de Pan y Rosas en la mochila, una calco en el cuaderno. Alguien te regaló o te prestó nuestros libros, o te hizo una copia… Seguro en estos 10 años al menos una vez nos cruzamos y compartimos algo.
¡Compartilo!

Tuvimos una idea que se transformó en organización, que superó todas nuestras expectativas, que nos sorprendió cada vez que una trabajadora, una secundaria, una estudiante cualquiera tomaba nuestro logo, nuestro color, nuestras canciones para hacerlos suyos.
Construimos una agrupación que trascendió las fronteras, primero las de las ciudades donde pusimos en pie Pan y Rosas por primera vez, Buenos Aires, Rosario y La Plata. Después trascendió las fronteras de nuestro país, se mudó a Chile, viajó a México, se quedó a vivir en Brasil, y hace algunos años decidió que también estaba en el Estado español.
Marchamos, peleamos, cortamos calles, rutas, hacemos piquetes de huelgas, los apoyamos, organizamos comisiones de mujeres, apoyamos las que ya existen, hacemos fondos de huelgas, tomamos facultades, ocupamos escuelas, paramos contra el acoso sexual en las fábricas, en cualquier lugar de trabajo, apoyamos las luchas, las huelgas en lugares donde las mujeres son mayoría, donde son minoría y donde no están.
Escribimos volantes, suplementos, folletos, libros. Hacemos cortos, videos, obras de teatro. Sacamos fotos, documentamos las luchas de hoy y recordamos las de ayer. Debatimos ideas, reflexionamos, discutimos, queremos desmitificar los mitos, los prejuicios, contamos historias de mujeres en todas partes donde haya una mujer que quiera escucharlas, aprendemos del pasado, pensamos cómo debería ser el futuro.
Peleamos por el derecho al aborto libre, seguro y gratuito. Contra la violencia hacia las mujeres. Por los derechos de las mujeres trabajadoras. Por el desmantelamiento de las redes de trata.
No le pedimos nada a nadie, no queremos que nos regalen nada, exigimos lo que nos corresponde por derecho.
No confiamos en ningún gobierno, desconfiamos de la Iglesia, de los patrones, sus partidos y su Estado.
Somos trabajadoras, estudiantes, jóvenes, viejas, chicas, no tan chicas, amas de casa, maestras, desocupadas, homosexuales, heterosexuales, bisexuales, madres, hijas, esposas, hermanas, novias, somos vos, nosotras y ellas.
Somos Pan y Rosas.