Domingo 8 de noviembre de 2009

SE REALIZÓ LA XVIII MARCHA DEL ORGULLO GLTTTBI

¡Basta de represión y persecución a las travestis, lesbianas, gays, bisexuales y trans!

Las agrupaciones Pan y Rosas, En Clave Roja y No pasarán participamos este 7/11 en la Contramarcha del Orgullo GLTTB. Junto a distintas organizaiones GLTTB, sociales, políticas y de mujeres, marchamos por las calles haciendo de esta fecha un día de lucha. Reproducimos la declaración que difundimos ampliamente y las imágenes de la movilización. Llamamos a las organizaciones y compañeras/os GLTTB a avanzar en el importante desafío de poner en pie un gran movimiento, independiente de las instituciones del estado, los gobiernos de turno, los partidos de los empresarios y la iglesia, para conquistar nuestros derechos.

  • orgullo3
  • orgullo5
  • orgullo6
  • orgullo
  • marcharggay_102
  • marcharggay_112
  • marcharggay_113
  • marcharggay_114

1 / 8

Este año la convocatoria a la XVIII Marcha del Orgullo se da en un contexto particular. De la mano de la mayor crisis capitalista de las últimas décadas, la violencia que sufrimos millones de mujeres y varones en todo el planeta ha recrudecido. Y a pesar que muchos analistas insisten en que “lo peor ya pasó”, la amplia mayoría de nosotras/os, las lesbianas, gays, travestis, transexuales, bisexuales, las y los trabajadores y los pobres, sabemos que no es así, porque esta situación nos golpea aún con mayor crudeza.

Una de las caras más cruda de esta violencia la muestra saña selectiva con que los golpistas de Honduras reprimen y asesinan a nuestros/as compañeros/as GLTTB, que han salido a luchar contra el Golpe de Estado junto al pueblo pobre y trabajador de ese país; la brutal detención, arresto y hostigamiento de las fuerzas represivas a nuestros/as hermanos/as de Venezuela, Ecuador o Panamá, que se niegan a vivir clandestinamente su sexualidad, y el asesinato impune de cientos de gays en México, Guatemala y Brasil; hechos que no hacen más que mostrar que no habrá “igualdad” para nosotros/as mientras sigan decidiendo sobre nuestras vidas las instituciones del Estado y sus políticos/as de turno.

En Argentina, la crisis que los capitalistas quieren descargar en nuestras espaldas ya ha dejado sin trabajo a miles de mujeres y varones, mostrando que el capitalismo “humano” y “rosa” -que bautizó a nuestro país como la capital sudamericana del turismo GLTTB- no era más que un espejismo. Es que, a pesar que muchos/as nos llamaron a confiar en que el cambio vendría de la mano de una mujer, bajo el gobierno de Cristina Fernández nuestra situación no ha hecho más que empeorar y cada vez somos más los/as que, doblemente discriminados/as por nuestra sexualidad y nuestra pertenencia de clase, somos condenados/as a vivir bajo la pobreza, sin derecho a la vivienda, el trabajo, la salud o la educación, mientras somos terriblemente discriminados/as e incluso reprimidos/as cuando salimos a exigir nuestros elementales derechos.

Por si fuera poco, desde que el gobierno K sancionó la reaccionaria Ley de trata, los proxenetas y tratantes han sido protegidos con más impunidad, agravando la situación que viven cientos de compañeras/os en situación de prostitución y silenciando el secuestro de cientos de mujeres y niñas por estas mafiosas redes. Son más de 500 las mujeres trabajadoras, jóvenes y pobres que mueren cada año por aborto clandestino. Mientras, el gobierno sigue financiando a la Iglesia con pomposos sueldos, subsidios y propiedades, beneficiando a esta institución retrógrada que, además de cómplice y partícipe de la dictadura militar, es una de las principales irradiadoras de la ideología homofóbica.

¿Hasta cuándo vamos a tener que escuchar a los señores de sotana decir que con nuestras decisiones se "subvierte el orden natural"? Mientras ellos cuentan con el financiamiento del Estado y la impunidad de sus instituciones para cientos de curas pedófilos, ¡somos nosotras/os los que seguimos sin tener derecho a cobrar nuestras pensiones, a acceder a la obra social, a la herencia y, mucho menos, a ejercer libremente nuestra decisión de ser padres/madres con quien queramos, y a disfrutar de nuestra sexualidad sin condicionamientos!

Y, para colmo, aun hoy los edictos y contravenciones policiales continúan “legalizando” la discriminación y la represión, máxime cuando salimos a luchar, como sucedió con los y las trabajadoras de Ktaft Terrabusi o los/as trabajadores/as desocupadas que salieron a exigir su derecho a las asignaciones por hijo. Mientras tanto, las/os compañeras/os GLTTB seguimos sufriendo persecuciones y ataques bajo el silencio cómplice de la justicia y las fuerzas represivas, como vimos hace pocos meses en la provincia de Córdoba o en la localidad de La Matanza.

Pero no es todo, porque en la Ciudad de Buenos Aires esta situación promete recrudecer de la mano de la nueva Policía Metropolitana y de la denominada Unidad de Control del Espacio Público (UCEP) de Macri, creadas con el apoyo del oficialismo “nacional y popular” y la “oposición” clerical de la Coalición Cívica de Carrió. Una nueva policía con la que el gobierno de la represión y el espionaje del PRO se prepara para intentar callar a quienes salimos a pelear por conquistar nuestras reivindicaciones, como ya vemos en los desalojos y ataques de estas fuerzas de choque contra personas en situación de calle y/o compañeras/os en situación prostitución.

Por una gran movimiento GLTTB para conquistar nuestros derechos

En estos días, el kirchnerismo y sus distintas variantes del PJ, la UCR, la Unión Pro y otros sectores, los mismos que en Ciudad de Buenos Aires y a nivel nacional reprimen y persiguen a los GLTTB y a todos/as las y los que luchamos y amparan a la Iglesia reaccionaria, están discutiendo la aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Esto es expresión de la ardua lucha llevada adelante por la comunidad GLTTB. La sanción de una norma que otorgue los mismos derechos a las parejas del mismo sexo que a las heterosexuales sería un paso adelante, ya que se trata de una demanda histórica de la comunidad GLTTB. Tenemos que redoblar la lucha para su aprobación afectiva, sin dilaciones, y exigir que efectivamente se legisle por la plena igualdad de derechos jurídicos respecto al matrimonio heterosexual.

Pero no hay que bajar la guardia, sabemos que las leyes no garantizan la real igualdad de derechos, a la vez que escoden las diferencias sociales. A la gran mayoría de las lesbianas, gays, trans y travestis los aquejan otras demandas como por ejemplo la de no ser estigmatizados a la hora de buscar trabajo o acceder a la salud e, incluso, la de no ser reprimidos/as y revictimizados/as por las instituciones del estado, como la policía y la justicia.

Es por esto que nuestra perspectiva de lucha tiene que ser independiente del gobierno, el estado, la iglesia, la justicia y los partidos patronales. No podemos depositar confianza en los mismos que nos hostigan diariamente hace añares. Contra la estrategia de pasar de la lucha en las calles a la presión parlamentaria y la integración a organismos estatales, como el INADI, que han adoptado varias organizaciones, como la CHA, Las Fulanas o la misma Federación Argentina de Lesbianas Gays Bisexuales y Trans (FALGBT), que en boca de su presidenta María Rachid, ha salido señalar que ante el tratamiento parlamentario de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo “confiamos en el consenso” y “la convicción de gran parte de esta cámara”, decimos que sólo con la lucha y la movilización vamos a conquistar y defender nuestros derechos.

Las y los que sufrimos la opresión de este Estado, los gobiernos de turno, la iglesia, la justicia y sus instituciones nos tenemos que organizar desde abajo, junto a los y las trabajadoras que pelean por sus derechos como los del subte, los de Kraft-Terrabusi, las y los docentes y trabajadores/as de la salud. Porque para lograr una verdadera libertad sexual y mejorar efectivamente nuestras condiciones de vida y de trabajo, tenemos que pelear contra este sistema capitalista y patriarcal que no puede persistir si no es sometiendo a la gran mayoría de la población a la más brutal explotación y opresión.

Por todo esto decimos:

Basta de represión a los GLTTB! Basta de encarcelar y perseguir a las travestis y trans! Disolución ya de la UCEP, la metropolitana y la policía federal! No a los códigos de faltas! Aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Trabajo con salario mínimo igual a la canasta básica familiar, salud y educación gratuitas para todos y todas, para terminar con la esclavitud sexual de la prostitución, impuesta a los/as GLTTB. No a la discriminación laboral. Separación efectiva de la Iglesia del Estado. Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir. Por la libertad de Romina Tejerina. Por el derecho al libre ejercicio de nuestra sexualidad.

Agrupaciones

Pan y Rosas // www.panyrosas.org.ar

En Clave Roja // www.enclaveroja.org.ar

No Pasarán // http://www.np.org.ar/

(PTS e Independientes)