Miércoles 3 de septiembre de 2014

NUEVO ESCANDALO DEL DIRIGENTE DEL PRI - MEXICO

Torres, proxeneta de una red de trata

El ex dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), exonerado de los cargos presunto desvío de fondos para financiar una red de prostitución, protagonizó un nuevo escándalo en el día de ayer. Sus partidarios agredieron a miembros de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC), quienes el lunes 1/9 se manifestaban en el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) contra la resolución de ese instituto.

El inicio del escándalo

Hace un par de meses se publicó en algunos medios de comunicación una investigación sobre una red de prostitución al servicio del PRI, operada por Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, dirigente de ese partido en la Ciudad de México.

Mediante esta red, contactan a jovencitas presas del desempleo y precariedad y les ofrecen empleos como edecanes, así como la prestación de servicios sexuales para el dirigente priista. Son registradas como secretarias en el padrón del PRI, con un salario de 11 mil pesos mensuales pagados con dinero público.

Los caminos de la impunidad

La noticia causó indignación y mostró el repudio al partido que hoy está en el poder. Horas después de conocida la noticia, se apartó del cargo a Gutiérrez de la Torre y al día siguiente se realizó una manifestación frente a las oficinas del PRI-DF.

El Consejo General del IEDF aprobó la exoneración del PRI-DF y de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre alegando falta de elementos e inconsistencias en la investigación.

A través de su Unidad Técnica Especializada de Fiscalización, se manifestó que no cuentan con elementos suficientes para “afirmar o negar si existió un posible desvío de recursos, y sí éste se empleó en las actividades objeto del presente procedimiento”. Esto a pesar de las denuncias de amenazas de muerte por parte de las víctimas de Gutiérrez de la Torre y la reactivación de su batalla legal contra el ex-dirigente priísta.

La democracia burguesa contra las mujeres

La exoneración de Gutiérrez de la Torre es una muestra cínica de cómo esta democracia degradada está al servicio de la élite económica y política del país, y no de las víctimas y familiares en busca de justicia. Son estos políticos corruptos y misóginos los que están a cargo de las decisiones políticas y económicas del país, y que mediante el uso de la fuerza –física e institucional– imponen al conjunto de la población, sus normas y leyes capitalistas.

Violencia y redes de trata

En los últimos años la violencia contra las mujeres ha aumentado: cada 3 horas con 20 minutos es asesinada una mujer en México. A la par, las redes de trata y prostitución se han fortalecido, bajo el amparo de la militarización del país y la impunidad.

Este aumento de la violencia no se explica sin la degradación de las condiciones de vida: el aumento de la pobreza, el desempleo y la precarización; situaciones que cada vez más orillan a las mujeres a la miseria y la violencia.

Dicha situación se profundiza con la aprobación de las reformas estructurales, aprobadas con el visto bueno de todos los partidos del Congreso y por mandato del imperialismo yanqui.

Alertamos que las relaciones de prostitución y redes de trata con los políticos burgueses no son una novedad. Recordemos entre otras, las denuncias contra el ex dirigente Nacional del PRD, Jesús Ortega y sus favoritismos con centros de prostitución; así como el de su esposa la senadora del PRD Angélica de la Peña, quien promocionó la de la Ley de Trata que mediante la derogación de sus artículos 19, 20 y 21 deja sin responsabilidad penal a quienes cometen este crimen.

El escándalo por las redes operadas hacia dentro del PRI es sólo la punta de iceberg y una muestra del lugar que se tiene destinado para las mujeres en México, como lo es el caso de Yakiri en el D.F., o las miles de desaparecidas que abundan en todo el país.

El camino: la movilización

Desde Pan y Rosas en el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MTS), consideramos que la única manera posible de echar atrás esta situación y cambiar realmente las condiciones de vida de millones de mujeres, es mediante la movilización combativa e independiente de los partidos burgueses y sus instituciones.

Éste es el camino que hay que profundizar, para lograr que se suspenda e investigue a los jueces cómplices y conseguir que vayan presos todos los responsables, cómplices policiales, judiciales y políticos, involucrados en el millonario negocio de la trata de niñxs y mujeres –que cada año deja ganancias multimillonarias para los capitalistas a costa de la esclavitud y explotación de millones de mujeres y niñxs, en todo el mundo–.

Al mismo tiempo, es necesario pelear contra la criminalización de la protesta social y por la disolución de las fuerzas represivas, que son las principales cómplices no sólo de los carteles de la droga, sino también de la prostitución y las redes de trata.

Organización independiente de los partidos del régimen

Por todo esto, llamamos a organizarnos de manera independiente de los partidos del Congreso y sus instituciones cómplices, quienes en múltiples ocasiones han demostrado estar en contra de los intereses de las mujeres y el pueblo trabajador y pobre. Sabemos que este gobierno patronal y misógino no nos va a dar nada, y que sólo tiene para nosotras precariedad, violencia y miseria.

Hacemos un llamado a poner de pie, un gran movimiento de mujeres independiente y en las calles, junto a la clase trabajadora y el pueblo pobre, que luche por todos nuestros derechos, y por recuperar a todas las mujeres y niñas desaparecidas y por lograr justicia para todas las mujeres asesinadas.

¡Juicio y castigo a todos los responsables, cómplices policiales, judiciales y políticos involucrados!
¡Exigimos la aparición con vida de todas las mujeres secuestradas por las redes de trata! ¡Porque nuestros cuerpos no se venden, ni se compran! ¡Ni una asesinada ni desaparecida más!
¡Porque estamos hartas de trabajar con sueldos de miseria y en condiciones precarias, mientras unos pocos se enriquecen!

Quienes no pedimos… ¡EXIGIMOS! ¡Nuestro derecho al Pan y también a las Rosas!