Lunes 18 de agosto de 2014

FRANCIA

Una nueva ley elimina restricciones para abortar

La Asamblea Nacional Francesa aprobó el martes pasado una nueva ley que permitiría abortar a las mujeres durante el primer trimestre de gestación sin la necesidad de tener que demostrar que el embarazo es riesgoso. Además, prohíbe cualquier tentativa de restringir a las mujeres la obtención de información sobre servicios vinculados al aborto.

1 / 1

La Asamblea Nacional Francesa aprobó el martes pasado una nueva ley que permitiría abortar a las mujeres durante el primer trimestre de gestación sin la necesidad de tener que demostrar que el embarazo es riesgoso. Además, prohíbe cualquier tentativa de restringir a las mujeres la obtención de información sobre servicios vinculados al aborto.

La nueva legislación, presentada por la ministra francesa de los Derechos de la Mujer Najat Valland-Belkacem, enmienda la norma constitucional que estaba vigente desde 2012. En ese sentido, la funcionaria explicó que el aborto es “un derecho en sí mismo y no algo que se debe tolerar o no dependiendo de las condiciones”.

La nueva ley de aborto es parte de un paquete propuesto para tomar medidas que apunten a la equidad de género, como extender las licencias de paternidad, promover la igualdad sexual en el trabajo, disminuir los estereotipos sexuales en los medios y dar aumento a las leyes que protegen a mujeres y sobrevivientes de abuso doméstico, según la agencia de noticias www.feminist.org.

La ley aprobada en 2012 permite a adolescentes de entre 15 y 18 años obtener contracepción segura gratuita en centros de planificación sexual y establece, además, que el gobierno francés debe pagar el 100% del costo del aborto, medida que los legisladores franceses intentaron sin éxito revocar durante la discusión sobre la nueva enmienda.

La directora legal del Programa Global para el Centro de Derechos Reproductivos explicó: “Francia ha sentado un importante ejemplo para el resto del mundo con su progresiva postura hacia el cuidado de la salud reproductiva en estos momentos en los que mujeres de muchas partes del mundo, incluyendo Estados Unidos y España, están viendo sus derechos restringidos, violados y no respetados. Aprobar la ley actual -agregó- es solo el primer paso, ahora hay que ver que los políticos franceses aseguren los beneficios de esta nueva ley histórica”.

En los Estados Unidos las mujeres tienen el derecho constitucional al aborto, pero las restricciones a la interrupción del embarazo varían de un estado al otro. La accesibilidad económica es también un obstáculo para obtener un aborto. Muchas mujeres en los Estados Unidos deben pagar de sus bolsillos para realizar este procedimiento. La cobertura estatal del presupuesto para la realización del aborto ha tenido un impacto desproporcionado en mujeres de bajos ingresos, de color, inmigrantes o jóvenes. Es por esto que existe una brecha importante entre mujeres de bajos recursos que llevan adelante un embarazo no deseado y mujeres ricas que sí lo hacen. Para aquellas que se encuentran por debajo de los niveles de pobreza, los embarazos no deseados que terminaron en nacimiento aumentaron un 11% entre 2001 y 2008.

Mientras las mujeres en Estados Unidos esperan por un mejor acceso a los servicios de aborto, la nueva ley francesa podría comenzar a efectuarse en 2015.

Traducción: Emilia Hidalgo